Los campos están blancos para la siega / Juan 4 :35-36


20190820_120129

 

 

Juan 4:35-36  ¿ No decís vosotros : Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega ? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega . Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega .

 

El Señor empleaba símiles comparativos de la vida cotidiana para enseñar y reprochar

En una ocasión “Mateo 16:2-4” Jesús les dijo a los fariseos que eran expertos en predecir el tiempo atmosférico por el color de las nubes en el anochecer o al amanecer . Sin embargo en cuestiones espirituales donde deberían ser especialistas pecaban vergonzosamente.

En esta ocasión Jesús escoge términos agrarios para enseñar a sus discípulos una verdad igualmente espiritual . Anterior a la cita que encabeza este articulo , el Señor tuvo un encuentro con la mujer samaritana en el pozo de Jacob . Al finalizar la conversación la mujer quedó impactada y estaba segura que ese hombre era el Mesías . Se dirigió rápidamente a la ciudad y compartió su experiencia con la gente . Muchos creyeron en la palabra de la mujer y fueron a buscar al Maestro rogándole que se quedara con ellos algunos días .

A todo esto el Señor profundiza aún más en lo espiritual quedando sus discípulos mas desconcertados de lo que ya estaban . Les comenta que todavía faltan cuatro meses para la siega , como todos sabían . Sin embargo les anima a que alcen la mirada a los campos y vean que ya están listos para la siega . Efectivamente en lo natural faltaba cuatro meses para la cosecha , pero en lo espiritual ya era el tiempo .

 

Algunas consideraciones al respecto

Me intriga el término tan espiritual que el Señor usa , no tan solo en esta porción que estamos tratando , sino en la mayoría de sus intervenciones a lo largo de los evangelios . Sobre todo por el bajo nivel de espiritualidad que había en esa sociedad , lo que dificultaba muchísimo saber de qué estaba hablando el Señor . Sin duda la Iglesia en estos días debería usar igualmente la misma actitud que su Maestro , como seguramente así hacían los primeros cristianos  .

Entre otras cosas no obramos con la espiritualidad requerida porque nos resulta incómodo y ruborizante que nos traten de fanáticos o chalados . Hay que estar mentalizados y preparados porque si a Jesús lo etiquetaron de trastornado , cuanto más a nosotros . Imitemos su actitud y demos a la gente la interpretación pertinente de lo que no entienden . Sin embargo es obligado seleccionar a quien debemos dejar sin respuesta  . Una vez más tomamos el ejemplo de Jesús . Él revelaba las enseñanzas a quienes de corazón se interesaban por ello . Sin embargo a muchos los dejaba en blanco como el caso de su comparecencia ante Pilato el cual le preguntó al Señor ¿ Que es la verdad ? y no obtuvo contestación  “Juan 18.38”  .

 

Un encuentro con Jesús lo cambia todo 

La mujer samaritana vivía en fornicación desde hacía muchos años . Nació y creció en una sociedad estrictamente religiosa donde la corrupción y la hipocresía dominaba . Su religión repleta de tradiciones y mandamientos de hombres no le permitía tener relación con los judíos . Ella era una persona que trataba de cumplir esas tradiciones para mantener de alguna manera su fidelidad religiosa . Sin embargo en su corazón reinaba el descontento y desilusión porque jamás él Creador y Dios de Israel caló en su ser . Es probable que todas las proezas de Dios narradas en la ley las considerará como leyendas o fábulas inventadas para ilusionar y dar sentido a la vida a toda una nación . Así no es de extrañar que debido a su falta de credibilidad en su religión decidió vivir su vida como mejor le pareció . Era una persona desengañada pero no obstante en su interior deseaba con todas sus fuerzas que ese Dios existiera en realidad .

Una frase muy popular en el ámbito cristiano es ” El Señor sabe lo que hay en mi corazón ” . Y en efecto así es : Jeremías 17:10 . Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino , según el fruto de sus obras. Es precisamente por esta causa que el Señor fue al encuentro y se presentó a la samaritana . Lo que ella echó siempre en falta y no encontró en la religión lo consiguió mediante un encuentro con Dios . Conforme la charla iba avanzando algo extraordinario estaba sucediendo en el interior de su persona . Una unción , un gozo y un poder que hasta ahora desconocía fue creciendo en cada palabra que brotaba del boca del Maestro . Al final supo que ciertamente la pureza de ley se había cumplido , y ese Salvador prometido estaba delante de sus ojos y sus palabras tronaban en sus oídos .

La mujer dejó su cántaro y se dirigió a la ciudad , lo que denota el entusiasmo que le embargaba . Nada mas llegar empezó a divulgar lo que le había sucedido . Muchos creyeron en las palabras de la mujer hasta el punto que fueron al encuentro de Jesús . Al oírle aún creyeron muchos más . Sin duda la mujer samaritana dejó su conducta pecaminosa y dejó las tradiciones para entregarse por completo a seguir la ley tal y como estaba escrita sin quitarle ni añadirle nada . Una de las bendiciones que el Espíritu da al verdadero creyente es el discernimiento , el cual es un escudo contra toda la mentira y falsedad que los falsos sacerdotes y profetas utilizan para arruinar a la gente en su economía y espiritualidad .

 

Última reflexión para finalizar  

A )  Desde los patriarcas , profetas y demás personajes hasta la venida del Mesías , Dios sembró y recolectó por medio de ellos . Dios se hizo hombre en Jesús y vino para seguir con el propósito del Padre . En esta nueva dispensación el Señor nos dice que los campos están listos para ser recolectados . Estas palabras nos sugiere que a partir de su primera venida empezaría una gran cosecha de gente que se convertiría . La historia así lo evidencia en los muchos avivamientos que durante estos dos milenios se han sucedido .

Para que los inconversos crean , los Nacidos de Nuevo deben compartir su experiencia con Dios de la misma manera que hizo la mujer samaritana . Ella predicó lo que sabía y había experimentado , nada más que eso . No hizo cursos , ni seminarios , ni tuvo al fariseo y doctor de la ley Gamaliel para que la instruyera como hizo con el apóstol Pablo : Hechos 22:3 . Solo necesitó un encuentro con Jesús . El Espíritu Santo es quien nos instruye y adiestra para las batallas , y nos presenta a las personas adecuadas para recibir Sana Doctrina a fin de crecer y avanzar en nuestra nueva vida espiritual .

B )  La mujer samaritana no sabía quién le iba a creer , y si se burlarían de ella . Era tanta la motivación que ni se le pasó por la mente . Le invadía el mover del Espíritu que experimenta todo recién convertido . Esto nos enseña , o nos hace recordar , que el discípulo no sabe quién será salvo cuanto habla de Jesús . Es frecuente que cuando se tiene ya unos años en el camino se nos olvida , y pretendemos que la gente se convierta por nuestros conocimientos bíblicos y por los cargos que nos han dado en la congregación . Los conocimientos son necesarios pero también la sabiduría y equidad para ver nuestros errores y rectificar . Con los años hemos aprendido que esa explosión del primer amor se ha convertido en templanza y dominio propio que nos ayuda a compartir el evangelio mentalizados de que quien hace la obra de la fe y la conversión es el Espíritu Santo . Con esa mentalidad madura es con la que hay que evangelizar . Lo malo del asunto es que hay cantidad de creyentes que no maduran y se quedan verdes toda su vida . Esta inmadurez es provocada muy frecuentemente por tener una fe interesada o carnal y no genuina .

En consecuencia muchos cristianos se hunden en la desmoralización ya que en sus esfuerzos no ven frutos de nuevas conversiones . Para recobrar moral es bueno recordar las palabras de Elías cuando Jezabel esposa del rey Acab le profirió una maldición que le llevó a decir estas palabras a su Dios 1 Reyes 19:3-4 Viendo, pues, el peligro, se levantó ” Elías ” y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado . Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres. Los profetas no eran superhombres . Eran seres humanos que necesitaban igual que nosotros crecimiento y madurez . Lo bueno de estos hombres es que estaban siempre disponibles y deseosos de cumplir con los mandatos de su Dios . Si estamos como ellos el Señor nos levantará , de lo contrario la atrofia espiritual nos atrapara .

C )  Estamos en tiempos de siega es decir , de compartir el evangelio llenos de los frutos y dones que el Espíritu Santo a tenido en bien concedernos . El Señor dice : el que siega recibe salario y recoge fruto para vida eterna . En otras palabras , lo que se da a entender es que quien se esmere en poner por obra sus dones tendrá una vida de bendiciones en lo terrenal , y la vida eterna como fruto de su fidelidad y lealtad . Como vemos no se trata de la cantidad de convertidos que hagamos , pues como hemos dicho mas arriba eso es obra del Espíritu Santo .

 

Se permite compartir este articulo si se menciona el sitio web . Dios le bendiga

Pagina Inicio > http://xurl.es/6jdy8            Facebook > http://www.fb.me/5979MAOC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .